Liderazgo coaching

Liderazgo Coaching.. Organizaciones que no Vuelan

Alcon

¿Que está pasando con las organizaciones que no quieren cambiar? ¿ Para que no se atreven a volar?,  ¿Cómo es siguen con sus modelos de gestión fuertemente jerarquizados, que anteponen los patrones de antes a las situaciones de ahora?… que quieren dar soluciones a los retos de hoy con recetas de ayer… Atados a la rama del liderazgo autocrático, alimentando el “ego“….. esa sensación y tranformación que da el cargo cuando uno se cree que está por encima de… y los demás está a “su” servicio. Organizaciones que no despegan y no entienden lo que les está pasando, que su personal cada día está mas desmotivado.. que se encuentran con la rama que les impide ver y despegar hacia el cielo…. y apostar fuertemente por la inteligencia  que anida en el interior de las personas… ante un cambio de paradigma que desafia cada día a los modelos de la era industrial… Renovarse o morir. A todas estas mentalidades llenas de frenos que les impide volar.. les dedico este cuento Cheroki… (Se llamaban a si mismos yun wiyá que significa “gente verdadera”).

El rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro no sabía lo que le sucedía (había recibido las mismas clases):–              No se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó llamar curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil. Mediante un bando lo hizo saber a sus súbditos y, a la mañana siguiente, contempló sorprendido que el halcón volaba ágilmente en los jardines y dijo:

–       Traedme al autor de ese milagro, dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino.

–       ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?

Entre feliz e intimidado, el hombrecito sólo explicó:

– No fue difícil, su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas y se largó a volar.

Un buen equipo hace fuerte la organizacion

Etiquetas: , ,

Todavía no hay comentarios

Contestar