Coaching para educadores

Inconsciente y Castigo

inconsciente y castigo

El niño o adolescente, que es sometido a una disciplina coercitiva, que se le  obliga de manera impositiva y tajante a cumplir la voluntad del adulto, va entrando paulatinamente en una espiral de miedo y represión en el comportamiento que ofende al aldulto.

En apariencia y en el corto plazo resulta eficiente, aunque los efectos a largo plazo pueden ser preocupantes, pues el niño que es castigado de forma agresiva, va acumulando emociones negativas hacia cualquier forma de autoridad, sea familia, profesores etc….

Y los niños, adolescentes y jóvenes maltratados de hoy, son los padres intolerantes e irresponsables de mañana.

En incontables ocasiones, son las tensiones internas de los adultos y los sentimientos de frustración los que aparecen en la relaciones con los niños y adolescentes.

Un niño,adolescente o joven, injustamente castigado no desarrolla una sana autoestima, puesto que aprende a no aceptarse a si mismo, por el contrario siente rabia, resentimiento e impotencia hacia los que le hacen sentirse mal.

Lo que recibe el inconsciente es:  “no merezco recibir amor ni ser amado” merezco el castigo porque soy así y no me queda otra opción. El aprendizaje latente es no esperar ni amor, ni misericordia ni compasión, y que los problemas se resulven con la ley del más fuerte, lección que se le irá gravando de forma inconsciente y que no podrá olvidar.Germán Belda Gil

Etiquetas: , , ,

Todavía no hay comentarios

Contestar